tipos de vallas

Tipos de vallas o cercados y cómo elegir en cada caso

Te voy a explicar en una serie de posts los diferentes elementos que forman un jardín, desde el exterior hacia el interior, empezando por los diferentes tipos de vallas o cercados y qué criterios tienes que seguir para poder elegirlas. Para escoger un determinado tipo de valla o cercado tienes que tener en consideración estos puntos:

  • El primero: las vistas. No es lo mismo que tu jardín se encuentre en medio del campo o en una céntrica calle. Tienes que saber la relación que quieres con el espacio exterior a tu parcela. Si quieres unas vistas totalmente protegidas, la valla deberá ser de un material y diseño bastante tupido. Sin embargo, si no necesitas excesiva protección porque te encuentras en una zona que no lo precisa por estar en medio del campo, o en una zona donde no pasa prácticamente nadie y tienes alrededor arbolado, el cercado puede ser prácticamente transparente.
  • El segundo: la elección del material que quieras utilizar. Puede ser un material muy natural como la madera, cañizos, setos como vallas de origen vegetal… o puede ser un material más artificial cómo las vallas de bloque de hormigón, o vallas de hierro.
  • Aparte de lo natural que quieras que sea tu cerca o valla, también dependerá la elección del material de la durabilidad y del mantenimiento que decidas. Cuanto más natural, más mantenimiento y menos resistencia al envejecimiento.
  • Por último, y no menos importante, el estilo de valla debe adaptarse al estilo de tu jardín. Por ello, a la hora de elegirla, debes tener más o menos claro que jardín vas a desear.

Las vallas están formadas por dos partes: una parte estructural y otra parte que forman las zonas intermedias de ocultación. La parte estructural está formada normalmente por elementos de bloques de hormigón o por elementos metálicos de madera. Se colocan para dar rigidez a la valla y su dimensión dependerá de la altura, el peso y la longitud de la misma. Entre los elementos estructurales, que normalmente se colocan en vertical, se encuentra lo que conocemos como los paneles de ocultación. Estos son los elementos que van a hacer que tu valla sea más o menos transparente a las vistas. Estos paneles pueden estar formados, al igual que los elementos estructurales, de elementos de madera, hierro y hormigón, y por elementos más ligeros de cañizo, ramas, brezos, etc.

Ahora os voy a mostrar diversos modelos de diferentes tipos de vallas. Los he elegido porque con la variación de un simple parámetro, como altura, separación elementos o combinación materiales, sin necesidad de grandes complicaciones y diseños, resultan originales. Espero que sirvan de inspiración para vuestro jardín.

Tipos de vallas o cercados:

Cercados o vallas de madera

La madera es un material que combina con muchísimos estilos de jardín. Para poder utilizarlo debemos considerar la zona donde se encuentra en nuestro jardín. Es un material natural que responde al grado de humedad del ambiente y las inclemencias climáticas, cambiando de color y deformándose. La madera necesita un grado de humedad bastante constante y no sufrir grandes gradientes de temperatura. Lo más correcto sería utilizar maderas tratadas para exterior o maderas tropicales, que son maderas adecuadas para estos entornos.

Estos tipos de vallas son bastante sencillos; simplemente variando la longitud de los elementos verticales hemos conseguido una valla mucho más original. Dependiendo del tamaño y de la separación de los montantes, la valla será más o menos tupida.

Esta segunda valla sigue los mismos criterios de diseño que la anterior, aunque es mucho más clásica. Más adecuada para jardines de tendencia minimalista.

Los travesaños también se pueden colocar en horizontal, resultando más original si cambiamos el tamaño de éstos. Al igual que las anteriores, dependiendo de la separación entre ellas y de su tamaño, se convertirá en una valla más o menos tupida.

VALLAS DE MADERA Y HIERRO

Esta valla es una combinación de dos materiales: el material estructural es hierro lacado al horno en tono antracita y los elementos de ocultación son de madera. Ojo al unir estos dos materiales, ya que sus deformaciones por dilatación son diferentes. Por tanto, los elementos de unión entre el hierro y la madera deben poder absorber estas deformaciones y no dañar al otro material, ni perder resistencia.

VALLAS METÁLICAS

El hierro lacado al horno tiene una mayor durabilidad que la madera al envejecimiento, y menos mantenimiento.

Esta en concreto se trata de una valla de elementos horizontales, de acero lacado al horno en color gris antracita combinado con un marco de la puerta en acero cortén. El acero cortén es un acero al que se le ha dado un tratamiento de oxidación que le da ese tono anaranjado, tan bonito. Hay que tener en cuenta que este material, a la larga, puede manchar los elementos circundantes. Por lo tanto, no debe combinarse con materiales porosos que absorban el desteñido del material, ni de colores claros. El negro y el color óxido resultan una combinación muy elegante.

En la segunda valla metálica los elementos son verticales. Está formada por módulos repetidos, no obstante debido a que las barras están retorcidas y con alturas diferentes, da la sensación de poca uniformidad, resultando bastante más original. Debe montarse separada del suelo para no estar en contacto con la tierra húmeda constantemente, y deteriorarse más rápido de lo debido.

Esta última opción de valla permite realizar todos los diseños que imagines. Los elementos de ocultación se realizan por control numérico, es decir, se realiza un diseño en ordenador, se lleva a la empresa encargada de realizar la valla y esta realiza el dibujo que tú desees. Como verás, en esta última opción las combinaciones y diseños pueden ser infinitos.

VALLAS DE BLOQUE DE HORMIGÓN

Pasamos ahora a las vallas realizadas con bloques de hormigón. Más que valla, se consideran celosías de hormigón. Estas son las más socorridas y se han utilizado durante los años 70 y 80 muchísimo. Posteriormente, fueron menospreciadas y poco utilizadas al no considerarse vallas originales y elegantes. En la actualidad se están volviendo a utilizar mucho, ya que resulta una valla económicamente bastante asequible y, dependiendo de cómo combinemos los elementos de hormigón, puede resultar muy original y fresca como la imagen.

Además podemos combinarlo con otros materiales, como la madera, y conseguir así una valla totalmente diferente. Para mí, resulta una gran opción por precio, durabilidad, originalidad y posibilidades de diseño. No han sido tratadas por paisajismo con la suficiente importancia, y sin embargo, podemos conseguir diseños como estos que recuerdan a las celosías árabes.

Podemos hacer infinidad de combinaciones y tendremos un vallado perfectamente integrado con la naturaleza y darán un punto de sostenibilidad a nuestro jardín.

Finalmente os hablaré de uno de los tipos de vallas más natural de todos: EL SETO. Se compone de especies naturales vivas que crecen con el tiempo y tienen su desarrollo.  El seto puede estar compuesto por una o varias especies. Ir solo o acompañado de una valla de metal, madera u hormigón. Este es otro mundo dentro de las vallas y cercados, que desarrollaremos en nuestro próximo post…

Fuente de las imágenes:








https://www.pinterest.es/pin/677862181386833085/

https://www.pinterest.es/pin/721842646508877131/

nuestro próximo

Publicaciones Similares

Deja una respuesta